Adiós a un baluarte deportivo, Elliott Castro Tirado

Histórica remontada ante Nueva Zelanda en el Mundial de Softbol
julio 24, 2017
Puerto Rico extiende su invicto en el Mundial de Sóftbol
julio 27, 2017

Adiós a un baluarte deportivo, Elliott Castro Tirado

El COPUR abrió las puertas de la Casa Olímpica para rendirle tributo al periodista deportivo que tocó el corazón de miles de personas en cientos de manera, prevaleciendo la humildad.

Martes, 25 de julio de 2017 (San Juan, Puerto Rico) – El Comité Olímpico de Puerto Rico (COPUR) recibió el martes en la mañana el féretro del periodista deportivo Elliott Castro Tirado, para rendirle tributo a la vida de quien fue mentor, amigo, consejero, hermano, padre, colegial y versátil comunicador por 68 años de existencia en la tierra.

Los actos estuvieron dirigidos por su amigo de infancia y de crónicas deportivas, Manuel Charbonier, flaqueado por público representativo de los diversos sectores que Castro Tirado impacto con su legado.

Dentro de la extensa honorabiblia se destacó anécdotas en su mudanza a la urbanización Roosevelt, donde formó parte del programa deportivo del Colegio de Ingenieros y presenció múltiples eventos deportivos como la inauguración del estadio Hiram Bithorn; sus estudios universitarios en el Colegio de Mayagüez con un grado en ingeniería industrial y a su vez defendiendo los derechos estudiantiles y de la Patria; su destacada labor como columnista   en Claridad bajo el título “Las canto como las veo”; su labor como reportero en el Movimiento Olímpico, la Liga Atlética Interuniversitaria y el programa deportivo “Descarga Original” en Radio Isla 1320 AM con Carlos Uriarte, Joaquín Porrata, Norman H. Dávila y Paquito Rodríguez; en las comunidades especiales como Capetillo; y de curador como exposiciones como la de Roberto Clemente en el Museo de Arte de Puerto Rico. Ante todo, fue padre de su mejor creación e inspiración, su hija Elga Castro, del fruto de la unión con Vilma.   Dejando la herencia en su nieta Elena Castro Zenón producto del amor de Elga y Miguel Zenón.

Hacemos un resumen de los momentos emblemáticos del velatorio.

Tributos y anécdotas no faltaron:

Sara Rosario Vélez, presidenta
Comité Olímpico de Puerto Rico

“Yo de Elliott pudiera decir muchas cosas. Yo creo que la vida de Elliott y la detenida o la muerte de Elliott nos sigue dando a toda una gran lección de que siempre debemos hacer una reflexión de lo que ha sido nuestra vida. De las cosas positivas que hemos hecho en nuestras vidas, pero sobre todo de las cosas negativas para que el tiempo que nos quede de vida, podamos trabajar con ellas y cuadrar unos asuntos que nos puedan quedar pendientes. Yo no se cuentos asuntos pendientes puedo haber dejado Elliott. Todos aquí sabemos cuántas cosas buenas hizo en vida.

Aquí en el Comité Olímpico, yo perdí mi hombre ancla, yo… no teniendo noticiero. Pero, en todas nuestras actividades, Elliott era nuestro hombre ancla. Se ganó el cariño, se ganó el aprecio… Siempre tenía la palabra adecuada. Elliott nos dio cátedra a todos de cuales eran las palabras correctas para un atleta… Se sufrió la falsa salida de Javier (Culson), pero la pudo asimilar muy bien en la cámara. El tropezón de la valla de Jasmine Camacho y lo de nuestros boxeadores. Él siempre estuvo hay con las palabas adecuadas.

Yo perdí un gran amigo. Yo perdí un gran consejero y asesor. Muchas vences me llamaba y me decía cositas, en el deporte siempre hay cositas. Unos con carácter de urgencias, otros que los dejo pasar, porque tienen más aspectos de chismes, pero Elliott siempre estaba pendiente y me llamaba dándome su consejo… como para Toronto con el equipo de baloncesto, ya me decía que me cuidará que en ese equipo no iban los mejores desde hace dos meses y así fue. Un gran olfato… Un olfato súper desarrollado.

Yo perdí casi un hermano mayor, y me explico. Cuando asumimos la presidencia del Comité Olímpico, Elliott era un fiel defensor de todo lo que era la mujer en el deporte. En mi caso particular, me protegía, me velaba de cuanto comentario positivo, negativo, pudiera haber por ahí y se autoproclamó el presidente de mi fan club. Las personas venían con sus elogios y el venía a decirle a la gente ‘ten cuidado que yo soy el presidente de su fan club’ siendo su manera de cuidarme sutil y delicada.

Hoy el Comité Olímpico se honra en recibirlo a él, a su familia, su hija Elga, su esposa Vilma, aunque digas que se divorciaron siempre serás su esposa, su nieta Elena.

Aplausos para Elliott. Al conteo de tres… ¡Qué bueno es!”.

 

Andrés Waldemar Volmar Méndez, secretario
Departamento de Recreación y Deportes

“Hoy la nota más elocuente del pentagrama musical tiende a sonar un poco opaca. Hoy finaliza el pase de batón de una carrera colectiva de un hombre que dio catedra de respeto, de nunca claudicar a su ideal, pero de sobre todo creer fielmente en la juventud.

Mi historia con Elliott se remonta a mi primer año de universidad para mi fortuna y para el asombro de unos tanto, en el Festival Claridad. Allí fue uno de los escenarios donde inicie mi desempeño como vocalista de la orquesta de Roberto Rohena y Elliott siendo un salsero bragao inició una conversación conmigo que era de los jóvenes que entraban nuevos en esta orquesta.

Pasaron los años y la vida permitió nuevamente que me volviera a encontrar con el señor Castro en función como Secretario. Elliott fue mi mayor mentor. Fue aquel asesor que nunca pidió un centavo y estuvo incondicional. Aquel hombre que a pesar de diferencias ideológicas siempre apostó a la sangre nueva. Me decía. Volmar no te detengas.

Nunca olvidaré su manera peculiar de ‘bulearme’: ‘yo no sé si tu serás un buen Secretario, pero por lo menos sé que le pondrás sabor al Departamento’.

Elliott sin duda es el ser supremo que dio la milla extra por los más vulnerables. Los sectores de donde yo vengo y digo orgullosamente soy producto de un caserío público. Elliott nos enseñó, de que por encima de cualquier circunstancia en la vida debemos siempre apostar a la sensibilidad. Yo creo que muchos líderes y muchos seres humanos puertorriqueños necesitamos aprender del legado, del catedrático, del humanismo Elliott Castro.

Hoy, la patria puertorriqueña pierde un extraordinario hombre, pero el cielo toma valor con el tesoro que Cristo nos ha rebatado, porque era justo y necesario que después de una vida llena de amor al prójimo gozará de la mansión celestial”

Nota: El Secretario le entonó una estrofa de la canción Soñando con Puerto Rico en honor a Elliott Castro Tirado.

 

Lic. José E. Arrarás, comisionado
Liga Atlética Interuniversitaria

“Mis queridos amigos todos vaya nuestra condolencia a la familia, a su esposa hija y sus hermanas, particularmente a sus amigos de la Descarga (Original) y mi pésame a todos los deportistas que se congregan aquí, en la mañana de hoy, para rendirle homenaje a este insigne puertorriqueño nuestro querido amigo Elliott Castro.

Comparezco hoy en representación de la Liga Atlética Interuniversitaria, de nuestras 21 instituciones, y están acompañándome aquí varios directores atléticos de nuestras distintas universidades. Elliott es una figura cimera a lo que respecta a nuestras universidades, porque ha sido la persona que desde los ’80 ha estado llevando a cabo toda la programación televisiva y radial de nuestros eventos deportivos. La verdad es que las Justas y nuestro Festival no serán lo mismo, sin tener a Elliott con nosotros.

Pero, hay una nota adicional que yo quiera traer a colación y es que aquí están una cantidad enorme de colegiales y yo tuve el privilegio, como joven rector del Colegio, de tener de estudiante a Elliott Castro.

Elliott era da la casualidad de que era un líder estudiantil. A veces era medio revolucionario, pero con altura y respeto. Yo siempre lo recordaré como un eterno colegial. Y termino mis palabras entonces haciendo un lado mi rol como comisionado de las 21 universidades de la Liga Atlética Interuniversitaria, con una frase que le rinde homenaje a Elliott: ‘Antes… Ahora… y … siempre COLEGIO’”.

 

Eduardo Bhatia, portavoz delegación
Partido Popular Democrático en el Senado de Puerto Rico

“El político no con p grande con p chiquita que había en Elliott hay que resaltarlo. Era un gran deportista, era el maestro deportista, el maestro cronista deportista, pero fue un gran patriota. Fue un gran puertorriqueño. ¡Qué a lo mejor esa puertorriqueñidad que aprendió en el Colegio con José Enrique la canalizó a través del deporte, que más orgullo nacional en Puerto Rico que el deporte!

Pero yo simplemente quería, a nombre de todo Puerto Rico, si me permiten entre todos como portavoz de todos en nombre de todo Puerto Rico darle las gracias a Elliott, porque no había ocasión más allá del deporte que él tuviera, que él la aprovechara.

Termino con la anécdota que quería compartir. En el 2001, la Mariana en Vieques decidió que iba a hacer una votación para ver si los residentes de Vieques permitían continuar los bombardeos en Vieques a cambios de 50 millones de dólares anuales indefinidamente o preferían cesar el bombardeo. La votación se llevó acabo en enero del 2002 y yo fui allí a tratar de convencer a los Viequenses.

Recibo una llamada en la mañana de Elliott que me dice ‘yo tengo que participar de esto. Yo nunca he ido en una caravana política en mi vida. Voy a ir a la caravana. No sé que es lo que voy hacer. Necesito que me des in training de lo que voy yo hacer en la caravana. Yo le digo a Elliott: ‘hacemos una cosa bien sencilla para que no te compliques mucho. Cogemos un jeep, le quitamos la capota, tú te paras atrás y yo guio el jeep’. Así que si ven una foto Elliott Castro fue el que estuvo en un jeep diciéndole a la gente que la Marina no estuviera allí y su chofer fui yo en esa ocasión.

A mucho orgullo haber sido chofer haber sido chofer de un patriota”.

 

Alida Millán, directora
Periódico Claridad

“A nombre del periódico Claridad y su junta directiva fueron 40 años que Elliott escribió para el periódico.

Yo decía esta mañana que yo al igual que mucha gente que dice Elliott era mi mejor amigo, yo siempre pensaba que Elliott era de nosotros nada más. Me di cuenta de que Elliott era de Puerto Rico. Me alegra tanto y tanto que estemos celebrando su vida. Elliott era un patriota.

Ustedes no se imaginan las cosas que hizo Elliott. Las públicas y las no públicas. Elliott hay que celebrar su vida. Hay que celebrar lo que dedico a su país. Hay que celebrar, que cuando se fue nos dejó 56 días para bregar con este dolor.

Claridad era la casa de Elliott. Va a seguir siendo la casa de Elliott. Es la casa de su columna, que tanto escribió. Que en las últimas semanas han escrito sus amigos periodistas. En unos casos con seudónimos, otros con sus nombres…

Elliott es nuestro hermano. La gente de Claridad no nos imaginamos un periódico sin Elliott. Nos imaginamos un Festival sin Elliott. Y, no nos imaginamos un 60 aniversario sin Elliott. Lo vamos hacer, porque se lo debemos. ¡Gracias Elliott por lo que nos diste! ¡Gracias por tu cariño!”

 

Elga Castro, hija
Elliott Castro Tirado

“Hay varias cosas que me gustaría decir. Para mi es natural que estemos aquí porque para papa, dentro de las muchas cosas que valoraba en su vida y con sus actos reafirmaba era la soberanía deportiva… En una entrevista de 19992 él dice que es nuestra manera, ya que no somos una nación independiente, reafirmar ante la comunidad internacional quienes somos como nación.

Para los que no lo sabían también era misiólogo. Le encantaba Miss Universe. No sé si por ese mismo motivo de reafirmar nuestra soberanía nacional, buscando otras maneras de verlo. Le gustaba verlo. Pegabas las 10 (finalistas). Pero, realmente la soberanía deportiva era algo que valoraba…

Fue una vida de acierto y desacierto. Su sueño no logrado fue no ver a Puerto Rico libre. Pero vio muchos sueños realizados. Vio la medalla olímpica (oro de Mónica Puig en Rio 2016) la culminación de la Soberanía Olímpica, a pesar de haber sufrido la falsa salida de (Javier) Culson y narró. Otro acierto ver fue salir la Marina de Vieques.

Como el comenté a un periodista… el recuerdo muy bonito que guardo con mi papá fue cuando me arrestaron con mi papá en Vieques. ¡Bueno, la liberación más que ser arrestado! ¡Obviamente!

Ver libre a Oscar López Rivera y haberlo conocido. Para él fue muy importante. Fue una lucha que el batalló arduamente y también los compañeros presos que salieron en 1999. Lo de Oscar lo tocó de cerca los últimos años y me dio mucha alegría que lo conociera. Y, que Oscar todo el tiempo que él estuvo enfermo estuviera pendiente de él.

Sus pasiones. La Patria, el deporte en todas las manifestaciones. Es ir a Capetillo y ver un tres pa’ tres de niños y las Justas. Mi papá era un colegial. De los pocos sin sabores que le di de la vida es que fui y soy una orgullosa Jerezana hasta la muerte y lo diré donde quiera que me pare.   Él decía ‘mi niña no dio el grado para ir al Colegio’, lo que no era cierto. Fue que yo estudié en la UHS y puse como segunda opción Río Piedras.

Mi padre lo más que le daba placer era unas Justas. El podía ir a unos Juegos Olímpicos, narrar el récord de Sotomayor, pero las Justas era todo para él. Las Justas combinan dos de sus pasiones: la juventud y el deporte. Siempre creyó en el deporte de alto rendimiento, pero también en del deporte de ocio, de cultura, de sacar a los niños de la pobreza, y por eso las Justas eran tan importantes para él. A parte, de su amor por el Colegio.

La salsa. No le gustan las funerarias, ni los hospitales. Siempre pensó en celebrar la vida de las personas.

La lucha. Luchar por un Puerto Rico mejor.

Las mujeres. La lucha por la equidad. Fue el primer feminista que conocí. Consecuente en lucha por la equidad en el deporte.

Claridad. El domingo era como se paralizara el mundo. No importa si estuviera en Nueva York, en Turquía, en Argentina, en donde fuera, se paraliza, ´tengo que escribir la columna´, ´no narro´, ´no salgo´. Todo se paraliza, sí o sí. Consistencia por el amor por lo que significa el periódico.

Para el fue bien importante la exaltación al Salón de la Fama del Deporte Puertorriqueño, porque se lo gozó en vida.

Yo les exhortaría si de verdad lo quieren y lo quisieron, lo emulen a su manera. Emulen celebrando su vida en el área que él quiso. Si fue un gran artista en la cultura. Si fue un gran deportista, en el deporte.  Si cree en Claridad, colabore con el periódico. Si cree en un mejor Puerto Rico, trabaje empezando por las comunidades. Pero, sobre todo, haga Patria.

 

Joaquín Porrata-Doria, productor
La Descarga Original Radio Isla 1320 y hermano de Elliott Castro

“Lo primero que voy hacer es sacar un pañuelo, cuando vean que estoy llorando aplaudan para que no se quede en silencio el salón.

Estamos transmitiendo el programa desde las 11:00 a.m., un programa especial que estamos haciendo para Elliott, al igual que en el día de ayer (lunes, 24 de julio de 2017) con mucho cariño y orgullo. Elliott va a continuar con nosotros en el programa todos los días. Mientras la Descarga este al aire, Elliott Castro estará con nosotros.

El último programa de Elliott Castro fue el sábado en la noche (22 de julio de 2017). Para los creyentes, yo me levanté el domingo (23 de julio de 2017) y le dije a mi esposa estuve toda la noche conversando con Elliott y está en el programa de vuelta. Cuando horas más tarde me llama Milly, que la habían llamado del hospital, ya yo sabía que la noticia no era buena. Pero, Elliott me visitó el sábado en la noche y compartimos un programa en la noche.

Siempre tuvimos nuestras peleas, porque a Elliott yo le decía la hormiguita. Íbamos para un sitio, llegábamos a un sitio 15 o 20 minutos antes y yo corría a la mesa de transmisión, porque Elliott paraba a conversar con todo el que se encontraba. Todo el que encontraba paraba a Elliott y le hacía un comentario. Yo llamaba a Elliott, y Elliott me decía ‘voy… voy’.

A Elliott no se le olvidaban las fechas, no confundía las fechas. Elliott tenía unas horas diferentes de trabajo a las de nosotros. Elliott a las 12:00 de la medianoche comenzaba a preparar el programa de radio…

Elliott se acostaba a las 3:00 y 4:00 de la mañana leyendo, trabajando. En la internet el buscaba todo lo que el entendía que era bueno para nosotros, para el programa, para Puerto Rico.

No me decía, me escribía: ‘Joaquín, cuadré el programa. Lo tengo listo. Me llamas para que no me quede dormido. Cuando yo veía la hora que me había escrito ese corro electrónico era las cinco de la mañana. Unas veces se quedaba dormido. Y me me decía Joaquinito…

Ustedes hicieron comentarios de que las Justas van hacer difícil sin Elliott, no van hacer difícil. Elliott va a estar con nosotros allí. Todo lo que se haga será en nombre de Elliott Castro”.

La ceremonia cerró emotivamente con la entonación del himno revolucionario Despierta Borinqueño con el “Niño de Trastalleres”, Andy Montañez, y el saxofonista Miguel Zenón, y guardias de honor por diferentes personalidades del deporte puertorriqueño. Los actos fúnebres continuarán hasta mañana, miércoles, en la funeraria Buxeda con una misa a las 6:00 de la tarde. Su cuerpo será cremado.

 

Escrito con mucho respeto y honor por: Zacha I. Acosta González